Árbol que nace torcido sí puede enderezar sus ramas

¿Te has puesto a pensar en la cantidad de refranes cuyo mensaje es una creencia errónea?

En el post de ayer hice mi planteamiento sobre la creencia generalizada de que “Loro viejo no aprende a hablar” puedes leer más aquí.

 

Hoy revisaré la creencia de que “Árbol que nace torcido nunca su rama endereza”.  Si observamos esto en el reino vegetal podemos darnos cuenta que el árbol que se mantuvo torcido fue porque no hubo el intento de enderezarlo.  Existen  procedimientos de observación y análisis de qué es lo que ocasiona el problema para que una vez determinado se aplique un correctivo que va desde la orientación en búsqueda de luz hasta el uso de soportes y guías que redirijan su tronco a una forma más útil.

fuente

Creer que una persona con un comportamiento errado no pueda cambiar es negar las potencialidades que tiene el ser humano, a cualquier edad,  para aprender y enrumbar su vida.  Inclusive huesos que están torcidos pueden recibir un tratamiento adecuado y lograr que se acomoden a una forma específica, con más razón la conducta que es un comportamiento aprendido puede modificarse.

 

Hemos podido observar también el trato que se hace a mascotas para quitarles un mal hábito y cómo estos aprenden, luego de un entrenamiento especializado,  y muestran el comportamiento que se espera.

 

Todo esto implica que un individuo que reciba educación y buen trato puede modificar su desempeño en cualquier ambiente.  Es por ello que las empresas e instituciones organizan cursos, talleres y otras formas de interacción con el fin de preparar a su personal, darles implementos para que tengan mejor desempeño y herramientas para solucionar conflictos que le impidan manejarse con eficiencia.

fuente

Los docentes están capacitados también para orientar a sus estudiantes, diagnosticar problemas de conducta y solicitar los servicios que ayuden a los estudiantes a enfrentar sus problemas y superarlos.  Ellos también pueden dar asesorías a los padres para que sean  aplicadas  en  el hogar y entre todos lograr los correctivos.

 

Visto de esta manera es posible afirmar que ningún árbol nace torcido, se desvía por alguna razón de su proceso normal, pero siempre es posible ayudar para que pueda enderezar sus ramas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *