Es Tiempo de Formar. Reflexiones

fuente

En estos tiempos he estado leyendo la preocupación de mucha gente que sienten que perdieron su tiempo estudiando.  Estudiar para que ahora su sueldo no se equipare a la preparación obtenida, ni a la inversión de tiempo y dinero en conseguirla es decepcionante.  Esto es un clamor general.

Recientemente un docente universitario me dijo: “no estamos en tiempos para formar”, el comentario  se me quedó grabado, y  he conversado al respecto con algunas personas.

 

Si nos ponemos a ver el comportamiento que mucha gente tiene en estos momentos, y observamos por ejemplo: la anarquía,  desorden, intolerancia,  falta de respeto, insolencias, entre otras acciones detestables, con la que se manejan, tendríamos que concluir que es necesaria la formación en todos los sentidos.

 

Mucho se habla de la falta de valores, esto es preocupante, porque no es una creencia o un decir por decir, definitivamente, estamos viviendo un momento donde los principios tradicionalmente establecidos, sustentados y mantenidos en muchos hogares se han sustituido por patrones de conducta altamente reprochables.


fuente

Expresiones como “gracias” o “por favor” se vuelven desconocidas en un contexto donde el abuso es la norma, además de  la imposición de nuevos modos de vida y  exigencias absurdas que se han vuelto ley, y son instauradas por quienes no tienen la razón y sobre todo hacen alarde de su ignorancia y chabacanería como si de un trofeo se tratase.

 

Cada vez son más los que se dan cuenta del grave deterioro ambiental y humano que se vive y cómo la desfachatez es la que dicta las pautas.  Mientras más personas rechacen ese estilo de vida basado en lo tosco y ordinario y se den cuenta que es necesario elevar la educación y la formación de valores morales, algún cambio positivo podría generarse.

 

No hay que confundir instrucción con educación, hay mucho título sin la base fundamental que es la valoración de la condición humana y la conformación de una personalidad basada en el respeto al otro.  Quizá también los medios hayan tenido que ver en esto.  La preparación  de un país dejada en manos de los que programan los espacios televisivos, donde las telenovelas ocupan un lugar privilegiado, o los talk show como “Casos de Familia” o “¿Quién tiene la razón? En los cuales se  detallan situaciones escabrosas con un lenguaje atrevido, en horarios para todo público o sin la supervisión de los padres, no hace sino mostrar como ejemplarizantes situaciones que son realmente grotescas.

 

Es tiempo de formar, es tiempo de retomar la ciudadanía, es tiempo de que impere el respeto y las sanas costumbres. Privilegiemos el buen trato.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *