Y no robarás…

No hay palabras que describan suficientemente la sensación que siente quien es víctima de un robo.  El desagrado, humillación, hastío, ira e impotencia se apoderan de ella.  Además de la pérdida del objeto o bien que se posee, está el tratar de comprender el porqué de la impunidad en algo que debiera ser aborrecible por todos.

Robar es tan condenable y detestable como matar o violar, sin embargo, hay una especie de relajamiento en la manera de asumir este hecho, inclusive hay quienes piensan que ante ciertas circunstancias es lícito hacerlo, algo que ha sido cuestionado porque no debería existir ningún permiso para esta vil acción.
El robo tiene diferentes matices, si bien es cierto hay pérdidas lamentables, que han costado un gran trabajo obtenerlas y volver a reponerlas supone un esfuerzo aún mayor y a veces imposible, los hay también pequeños, recuperables y de menor impacto.  A mi manera de ver ambos forman parte de la misma intención, el apoderarse alguien de lo que no le pertenece haciendo uso de artimañas, engaños o violencia es un acto repudiable y genera malestar en el afectado, aunque se trate de algo de poco valor, para el dueño tiene gran significado.

 

Una sociedad que justifique el robo y utilice artículos productos del hurto, está definitivamente enferma.  Comprender que nadie debería tener en sus manos lo que no le pertenece es algo que debe aprenderse desde las edades más tempranas. Hay sociedades que  tienen castigos ejemplares para quienes roban, incluso en la nuestra, muchos de nuestros antepasados fueron bastantes duros a la hora de aleccionar a un hijo para quitarle alguna mala idea relacionada con ello.  La evolución de la educación ha mostrado que hay  métodos menos agresivos con buenos resultados. Sin embargo la realidad muestra que esta problemática se ha agudizado por lo que hay que comprender la naturaleza de este acto desde distintos puntos de vista.

 

¿Cuántas veces no inicia un niño un juego con algo que le pertenece  y al rato está otro tratando de quitárselo?, muchas veces los padres sin darse cuenta desaprovechan las oportunidades de enseñar.  El respeto a lo ajeno se puede aprender desde la niñez.  Esto incluye no solamente pertenencias sino también ideas o iniciativas personales.

 

¿Cuántas veces no ocurre que alguien de manera inocente cuenta a otro los planes  que tiene en mente para desarrollar un proyecto y tiempo después el confidente  está poniendo en práctica lo que el otro le mostró? ¿Cuántas personas no obstentan la autoría de canciones, libros, modelos, tesis, y no les pertenecen, solo porque quien lo creó no hizo el papeleo para registrar su obra? ¿Por qué no existe un rechazo a usar lo que no es obtenido de forma lícita?

fuente

No hay nada que justifique el que una persona obtenga de manera arbitraria algo que no es suyo y es importante que esto se aprenda bien y se generalice su cumplimiento. El saqueo es una forma de robo, es un asalto a quienes han logrado con trabajo un patrimonio; la corrupción a cualquier nivel, la imposición de “combos” para vender un producto de primera necesidad, es una manera de sacarle el dinero a la gente de manera descarada, el “bachaquerismo”como nuevo modelo económico que impone cuándo aceptar un billete o no, los precios exagerados de los productos y la forma de adquirirlos.

 

Roba un Estado a mansalva cuando birla las prestaciones, retiene más del tiempo el pago, incumple con las contrataciones colectivas, desmigaja los pagos, no informa qué se está o no pagando para evitar los reclamos necesarios, desvía recursos hacia personas sin preparación dejando de lado la experiencia y la preparación académica de quien se ha formado para una labor.

 

No comprender lo que significa quitarle al otro sus derechos, sus sueños, sus aspiraciones personales, es también una muestra de cuando no se entiende qué es robar. Este verbo va más allá y tiene repercusiones graves en la gente, que todos los días se ve expuesta a situaciones de este tipo sin recibir ningún tipo de compensación por las pérdidas asumidas.

 

Las otras imágenes fueron tomadas de pixabay.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *