Imprescindibles de la Literatura Venezolana. José Rafael Pocaterra

 

Venezuela cuenta con una rica producción literaria en narrativa, ensayos, poesía y teatro.  Algunas de ellas  son de lectura obligatoria para  conocer detalles del contexto histórico social donde se produjeron pero también para hacernos una idea de cómo fuimos y cómo somos, ya que nuestra cultura, tradiciones, comportamientos, modas, forma de expresión entre otros, queda expuestos de manera evidente en estas obras.  Hoy quisiera mostrar un autor cuya obra tiene total vigencia.

José Rafael Pocaterra

José Rafael Pocaterra, valenciano nacido en diciembre de 1989, autodidacta gracias a su hábito lector, tuvo variada producción literaria entre cuentos, novelas y crónicas de prensa; sus crudas  denuncias de la realidad que vivió  y la miseria se hacen evidentes en sus obras.  Estuvo en prisión,  por sus críticas  a Cipriano Castro y su administración en 1907, tiempo que aprovechó para aprender latín, griego  e inglés y continuar su afianzamiento en la lectura de clásicos.  Su  pluma fue el látigo que esgrimió para hacer denuncias  certeras contra los políticos de su época.

Memorias de un Venezolano en la decadencia es la crítica más acérrima contra Juan Vicente Gómez.  Evidentemente esa férrea oposición a través de sus letras, por su participación en periódicos y revistas en  contra, le hizo padecer cárcel y tortura,   estuvo en la Rotunda, desde el año 1919 hasta 1922, donde duró tres años y escribió estas  Memorias,  su campaña contra Gómez fue persistente, aún en el exilio, Muere en Montreal en el año 1955.

 

Su colección de Cuentos Grotescos, que comienza a publicar en 1925 le muestra al lector la hipocresía social enmascarada por los comportamientos impuestos por el régimen dictatorial existente.

La Casa de la Bruja, da fe de los abusos de autoridad que se sucedían cotidianamente, y el diezmo de una población agobiada por enfermedades y pobreza, así como la hechicería como muestra de ignorancia que mantenía a la gente sucumbida en sus creencias sin observar las verdaderas razones de su miseria.

Una mujer fría, por ejemplo, evidencia hasta donde es capaz  de llegar el  ser humano para obtener algún beneficio, en este caso,  un hombre no revela el fallecimiento de su esposa, inclusive permite que alguien que requiere hospedaje, pase la noche al lado de ella solo para no perder un ticket de alimentación.

De cómo Panchito Mandefúa Cenó con el Niño Jesús, obra maestra que muestra bien la condición humana y la vuelta de la cara ante la miseria, que tiene el ciudadano común para ignorar lo evidente.  Niños de la calle que deambulan de un lado a otro, expuestos a peligros, sin la protección debida o su maltrato en la crianza por familiares o personas que les contratan para oficios domésticos.  Aquí el autor crea la expresión “archipetaquiremandefuá” para sustituir la soez que por censura no puede escribir como una manera de mostrar el grado de deterioro de la infancia en abandono.

Los Come-muertos, historia que muestra la perversidad infantil ante las circunstancias de pobreza que se dan en una población, la discriminación y el maltrato y la huella imborrable que queda en la mente del autor de la acción vil.

La I Latina, una historia triste que evidencia el deterioro que produce el alcoholismo en la sociedad y el sufrimiento que ocasionan a quienes se ven obligados a convivir con personas en esta condición.

 

 

Y otras historias más que no hacen sino evidenciar la condición humana que se vive bajo procesos dictatoriales, la pérdida de la dignidad, el deterioro de la vida, la falta de sensibilidad y cómo las personas pasan a formar parte de un conjunto, un número más para  la estadística, sin valor como individuos.

 

Para saber más de José Rafael Pocaterra

https://www.biografiasyvidas.com/biografia/p/pocaterra.htm

http://venezuelaehistoria.blogspot.com/2017/12/jose-rafael-pocaterra-macpherson.html

Imagen principal

Panchito Mandefuá

Carátula

La casa de la bruja

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *