Una carta para ti

Ante todo quiero decirte que tu piel te pertenece, cada milímetro, cada espesor, es tan tuya como tus ojos, tus orejas y tu cabello. Tú eres tu dueña, es una perogrullada es cierto, no te estoy diciendo nada que tú no sepas bien, pero hago esta antesala para que comprendas que no es mi interés imponerte nada. Si luego de leerme aún crees que tu piel es un lienzo. ¡Adelante!


 

He visto cómo te quejas por los resultados de un tratamiento para el cabello, o de alguna ropa que no te gusta y te veo variar cada cierto tiempo la posición de los muebles de tu cuarto. Eso es lo normal y nos ocurre a todos. ¿Qué te hace pensar que ese corazón, letra, signo o mensaje no te va a fastidiar en algún momento?

 

Tienes en los actuales momentos una piel tersa, limpia, suave que por si sola se ve atractiva, no necesita de ningún dibujo para que sea el protagonista. Esta va a cambiar con los años e igualmente lo hará el tatuaje, se estirará, arrugará y decolorará con el tiempo y conociéndote como te conozco sé que eso no te gustará.

 

Fuente

 

Las modas, tendencias y estilos van cambiando irremediablemente, lo que en un momento está en boga puede ser visto de manera negativa por cualquier situación que surja y haga variar las creencias de las personas. Los partidarios de una determinada preferencia se empeñarán en ofrecer un producto y afirmarán que este no va a pasar de moda, pero todos sabemos que no es cierto. Como ejemplo, podrías considerar que las cejas formando un fino hilo encima de cada ojo se consideraron bellas por mucho tiempo.

 

Los grandes amores no necesitan ser estampados en la piel para ser recordados por siempre, ese sentimiento imperecedero, íntimo, propio, sagrado y puro te pertenece solo a ti y tiene valor solo para ti.

 

Fuente

 

La línea que separa lo artístico de lo burdo o tosco puede ser muy visible en un tatuaje mal hecho que solo muestre un salpicado o un mamarracho y te aseguro que es lo que abunda aunque quien lo luzca crea que es perfecto.

 

Es la piel el órgano más grande de nuestro cuerpo y cuando por razones adversas se ve afectada, duele física y psicológicamente, quien tiene su piel sana debería apreciarla y resguardarla de daños externos.

 
Esto es solo una opinión, la mía, sustentada en bases firmes, igual te querré siempre.

 

Imagen principal
 

 
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *