¿Cuál es el último puente?

Fuente

¿Cuántos puentes debemos atravesar en la vida?  Desde que nacemos se nos tienden pasadizos que nos prometen un cambio, una vez los hayamos transitado.  Los estudios son verdaderos puentes que te llevan de un estado no escolarizado a otro donde estás capacitado, según un conjunto de normas, para ejercer lo que has escogido.  Pasas por etapas biológicas que se supone debes ir superando para alcanzar una plenitud de vida donde la sabiduría y el equilibrio se asientan.

 

En Venezuela pasar ese puente y llegar a la etapa de adulto mayor se vuelve un hecho afrentoso.  No se ha enseñado a los jóvenes a respetar a los mayores.  En la actualidad el sistema político que se vive asume a las persona, llamadas de la tercera edad, como seres de inferior categoría, se ignora el trabajo que realizaron antes y la contribución que hicieron en la construcción de un país.  El anciano es vapuleado, maltratado, vejado, burlado inmisericordemente.

 

Quien llega a los cincuenta años ya es visto como un viejo y le cuesta conseguir trabajo.  Este trato lleva implícito una gran insensatez  porque la gente que hoy es joven llegará, con algo de suerte, a esa edad que desprecia; sin embargo, no está forjando el camino para su propia vejez en condiciones dignas.

 

En muchos hogares el abuelo es visto como alguien que ya no tiene la inteligencia para afrontar situaciones, es motivo de risas y burlas, no se le tiene la paciencia que alguna vez tuvo este  para la crianza de sus hijos y hasta nietos.  Independientemente de la condición profesional que este haya tenido, es relegado y visto con menosprecio.

 

Existen sociedades donde las parejas mayores caminan agarrados de la mano y se reúnen en cafeterías o heladerías a compartir con otros ancianos sin que esto genere ningún tipo de burla.  Es lo normal, es lo lógico, es lo humano para alguien que no adquirió esa condición por un acto de magia, sino que hizo una vida, formó una familia, tuvo un importante oficio y ahora tiene un acervo de sabiduría y experiencia que compartir.

 

A los adultos mayores nos corresponde hacer valer nuestra voz, mantener la autoridad y seguir ejerciendo nuestros derechos dentro del hogar, participando activamente de las decisiones que se tomen, sin relegarnos nosotros mismos.

 

La vida es un recorrido continuo, lleno de puentes y encrucijadas, que debemos transitar con las mejores herramientas.  Sembrar el respeto en la juventud no es tarea que se cumple precisamente al llegar a esa edad sino desde siempre.  El respeto a los mayores se siembra desde la edad más temprana.  Tener abuelos es un regalo valioso que no todos han tenido la suerte de disfrutar.

 

 

Muchos dicen que los abuelos vuelven a ser niños y quizá esté allí el error, considerarlos de esa manera es negar el cúmulo de aprendizaje que ellos han obtenido a lo largo de la vida.  El hecho de que su habla sea más lenta al igual que su forma de caminar, o la pérdida de algunas funciones,  no los iguala jamás a la niñez, aprendamos a aceptar esta etapa con sus características sin estereotipos ni generalizaciones, y demos a los mayores el trato decoroso que se merecen.

 

 
Las imágenes con mensajes fueron elaboradas por mí en canva.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *