La Vida en Grupos

No se imaginan los profesores cuando mandan a sus estudiantes a reunirse en equipos los vínculos tan sólidos que se pueden estar formando allí.  “Esta actividad tienen que hacerla en grupo”, dicen, y cada uno busca a un compañero con quien trabajar.  Al comienzo es complicado, sobre todo cuando no se conocen bien  a las personas, pero luego de empezar a trabajar juntos, se van haciendo fuertes las relaciones y se queda el grupo establecido para todo lo que salga.

Al comienzo los equipos se alistan para las actividades académicas, pero un buen día deciden reunirse a compartir un helado, unos videojuegos, una excursión, y poco a poco se crean lazos que les lleva a reunirse para cualquier cosa y a medida que pasan los años queda instalada una amistad a prueba de todo.  Lo vemos en series televisivas, como por ejemplo: “The big bang theory” donde un grupo de científicos de diferentes nacionalidades comparten distintas experiencias y disfrutan como niños de diversiones sencillas, afines y necesarias.  O como también en series como “Sex and the city” un grupo de amigas, buscan la manera de pasar tiempo juntas para conversar sus conflictos o situaciones diarias.

Sé de jóvenes que al graduarse se distancian de sus respectivos grupos, por razones obvias, pero cada vez que tienen vacaciones promueven un reencuentro y al verse es como si no se separaron nunca. Este compartir, es muy valioso y digno de imitar.  Tanto hombres como mujeres se sienten cómodos, teniendo amigos con los cuales reunirse a compartir.  Es saludable para la socialización de las personas que esto ocurra.

 

Muchas veces las parejas, por inseguridad o celos, no aceptan las relaciones interpersonales que pueda tener el otro, prohíben inclusive que esto se siga dando, otros, por el contrario, amplían sus grupos incorporando a sus respectivas parejas y eso es también muy sano y necesario.  La naturaleza del  ser humano es social, la interacción con los demás  es necesaria para compartir gustos, pareceres, aficiones e intercambiar experiencias que les ayudan en su desarrollo individual.
Este crecimiento personal es necesario que se dé, para evitar sentimientos de desadaptación o desestimación, evitar el conflicto como manera de solucionar los problemas y aceptación de las decisiones grupales en aras de fortalecer también los propios valores de tolerancia, respeto, humildad, amistad, compartir,  participación y entretenimiento.

 

En momentos cuando las situaciones ambientales están cargadas de desánimo y pesimismo son  de gran ayuda, las reuniones grupales; compartir en ambientes menos tóxicos, es beneficioso para desestresarse e impregnarse de optimismo o buenas ideas. Por algo se ha dicho siempre que la vida de estudiante es la mejor y estoy segura que no fue precisamente por el estudio en sí,  sino por las tan agradables tertulias y esos ratos de risas por nada, que era la rutina continua.

Tu comentario es importante para mí, ¿Qué piensas de los grupos?¿Aun te reúnes con tus amigos?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *